MASONES Y DESARROLLO MODERNO EN MEXICO
 

Por: Jorge Isauro Rionda Ramírez 
riondaji@hotmail.com

Fuente:  http://www.eumed.net/rev/tecsistecatl/n6/jirr.htm

 

SUMARIO PRINCIPALES IDEAS:

 

• El proyecto liberal mexicano se cuece desde tiempos de Benito Juárez en adelante, no sin encontrar continuos tropiezos al atentar contra las bases de una sociedad que hereda costumbres conservadores propias del esquema estamental.

 

• Organizar a la sociedad mexicana no es tarea fácil, no solo porque existían básicamente dos anhelos distintos de nación y contrarios, la de los conservadores y la de los liberales, sino que la nación vivía regionalismos de fragmentación y desarticulación que parten de intereses locales liderados por caudillos, cuyas razones de movilización y disrupción son muy particulares y distintas.

 

• Los prejuicios positivistas de concebir al capitalismo como un orden natural de inspiración divina (el orden de Dios), son parte del fundamento filosófico del pensamiento liberal masónico.

 

• El fundamento que pretenden los masones desde el siglo XVIII en Europa, es la de crear una moral contrapeso del sistema de creencias atávicas al feudalismo, propiamente el cristianismo católico, como de su orden social (la sociedad estamental por una sociedad democrática). La masonería fortalece y alienta los intereses burgueses contra la aristocracia, al paralelo que excluye y margina a los trabajadores y sus organizaciones.

 

• En los tiempos de la postguerra la masonería deja el liberalismo radical y pasa a una ideología más heterodoxa. La intensión es lograr la síntesis entre el liberalismo y la ideología social demócrata (que no es necesariamente socialista), y cuyo resultado, primeramente ecléctico, es una falacia ideológica revolucionaria, donde la revolución se institucionaliza (contradicción) en la procuración de lograr un partido político fuerte.

 

• Propagan su ideología mediante la exotería organizando conferencias, reuniones abiertas, conferencias y todo tipo de evento social que logre ir posicionando sus valores como los legítimos, propios y adecuados a la sociedad moderna liberal.

 

• El inicio de la secularización de las instituciones del país, iniciada por los masones va por la parte exotérica de su doctrina, donde las revistas masónicas mexicanas plantean ideales de una sociedad, más que liberal en el sentido económico, relativas a temas de cultura e ideología.

 

• Hay implícitamente un compromiso de la masonería con la liberación del pueblo de toda forma de fanatismo, creencias y costumbres fuera del orden natural (ética) y de adicciones degenerativas, así como de relaciones serviles y de sumisión.

Palabras clave:

 

1. Logia

2. Hermandad

3. Masonería

4. Liberalismo

5. Socialdemocracia

 

DESARROLLO.

 

Es bien sabido que la masonería en México es un pilar muy importante en el desarrollo económico, especialmente desde el siglo XIX. El liberalismo arriba a la nación tutelado por las logias masónicas, desde inicios de dicha centuria.

 

El proyecto liberal mexicano se cuece desde tiempos de Benito Juárez en adelante, no sin encontrar continuos tropiezos al atentar contra las bases de una sociedad que hereda costumbres conservadores propias del esquema estamental.

 

Asimismo, organizar a la sociedad mexicana no es tarea fácil, no solo por que existían básicamente dos anhelos de nación distintos y contrarios, la de los conservadores y la de los liberales, sino que la nación vivía regionalismos de fragmentación y desarticulación que parten de intereses locales liderados por caudillos, cuyas razones de movilización y disrupción son muy particulares y distintos.

 

Incluso, la enajenación de tierras baldías, comunales como terrenos rústicos, muchos de ellos propiedad de la Iglesia católica (al menos el 50%), y otras más de pueblos indígenas, para soportar en un régimen de propiedad privada el despegue del capitalismo en el país, es causa principal del resentimiento campesino en el sur del país por el empobrecimiento y la enorme desigualdad que se gesta entre campesinos indígenas desposeídos, y hacendados terratenientes latifundistas, cuyas riquezas crecen agigantadamente de 1880 a 1910.

 

Si en la Reforma promovida por Benito Juárez se hubiera concebido el cambio de propiedad sin afectar a los campesinos indígenas y repartiendo entre los mismos los enajenados a la Iglesia católica, y no dándoseles a los Hacendados, muy posiblemente el ascenso al capitalismo nacional hubiera sido por un camino menos tortuoso para la sociedad mexicana. Pero en la historia los “hubiera” no existen.

Los prejuicios positivistas de concebir al capitalismo como un orden natural de inspiración divina (el orden de Dios), son parte del fundamento filosófico del pensamiento liberal. El exacerbado naturalismo propio del positivismo, son inspiración de tesis evolucionistas tales como la eugenesia social o darwinismo social. Donde el tema racial es un juicio importante para explicar el éxito o atraso de las naciones.

 

Se afirma que las logias masonas en su seno guardan creencias racistas y de exclusión social puesto que sus miembros debían ser caucásicos y mínimo de clase media, con un alto nivel de instrucción. Afirmación que se cuestiona cuando se vela que el mismo Benito Juárez era de origen indígena y humilde. Al parecer, la hermandad en un país de mestizos no hereda los prejuicios de las logias europeas. Lo que si es bien sabido es que un pilar fundamental para ingresar a la logia es el ser liberal en estricto sentido.

 

La razón o fundamento que pretenden los masones desde el siglo XVIII en Europa, es la de crear una moral contrapeso del sistema de creencias atávicas al feudalismo, propiamente el cristianismo católico, como de su orden social (la sociedad estamental por una sociedad democrática). Cambiar los juicios de secularización e igualdad entre los hombres frente al absolutismo feudal.

 

La intensión es el debilitamiento de toda forma de gobierno despótico, absolutista y, aunque el término es más moderno, fascista. La formulación del pensamiento liberal, positivista es basamento para una nueva ética donde el Estado, como sujeto económico, cambia su papel, como la organización social del trabajo y la producción. Qué mejor expresión de esto que el libro de Adam Smith “La riqueza de las naciones” publicado en 1776, mismo año de la independencia de las colonias inglesas norteamericanas para formar los Estados Unidos de América.

 

La revolución francesa (1789) parte de la idealidad liberal relativa a la igualdad social y la tolerancia de creencias y credo. Es de hecho la primer revolución de corte liberal en el mundo, y hay quien afirma que es donde inician los llamados tiempos modernos, que más bien es la caída de un régimen de regulación despótico eclesiástico por el nuevo régimen de regulación liberal laico.

 

La masonería fortalece y alienta los intereses burgueses contra la aristocracia, al paralelo que excluye y margina a los trabajadores y sus organizaciones. Pronto enfrentan una grave contradicción puesto que el sustento de la democracia es la totalidad del pueblo, quien no se manifiesta ni liberal ni demócrata cuando éste se sume en la ignorancia y la ignominia. Por ello, los masones ven la necesidad de tomar las riendas de la educación laica, democrática y gratuita para ilustrar al pueblo y que con ello, este cause la formulación de una sociedad democrática y justa (Urías, 2007; 171).

 

La masonería pronto gesta la llamada derecha mexicana, cuyo pensamiento liberal y democrático legitima el orden capitalista burgués, en sociedades donde la educación entre líneas debe ser garante del propio sistema, y crear la ética y valores propios que legitimen el régimen de explotación.

 

Chocan directamente con la Iglesia Católica quien es la principal institución de las sociedades estamentales despóticas, como la responsable de la educación y moralización del pueblo trabajador. La secularización es por ello, una labor educativa que la masonería procura para debilitar el servilismo que la sociedad da al Clero.

 

En el Artículo tercero de la Constitución política de los Estados Unidos Mexicanos queda velado el interés por arrebatarle a la Iglesia la batuta de la educación de los mexicanos, y los ministerios de educación de entonces que forma la actual SEP, enarbolan el proyecto liberal de gestar una sociedad libre y democrática, donde el poder lo ostenta la burguesía.

 

El sinarquismo, como respuesta de los grupos conservadores del país, adeptos y seguidores de la Iglesia Católica, ven como sacrílego el pensamiento liberal que atenta contra hasta entonces la intocable investidura eclesiástica. Movimiento contestatario que se encona en 1926 a efecto de la guerra cristera en el país. Paralelo, pronto los movimientos socialdemócratas fortalecidos por la revolución mexicana y las organizaciones obreras, así como del corporativismo estatal post revolucionario, obligan a los masones a acotar su pensamiento liberal por simpatizar con razones propias de los trabajadores, sus intereses y sus organizaciones sindicales.

 

Las logias masónicas son espacios de “parapolítica”, como laboratorio que gestan nuevos modelos de asociación que promueve orientaciones en pro del orden procurado, dados los antagonismos existentes que causan los protagonismos sociales. Parte de planteamientos individualistas basados en la conciencia del hombre moderno y de su libertad, a formulaciones corporativistas de colectividades que conforman los grupos políticos del país. Son alianza cívica que une a masones con protestantes, y personas de otro sistema de creencias, bajo la bandera de libertad, en contra de las instituciones eclesiásticas, en la procuración de poder erigir la modernización y la secularización de la sociedad y la economía de la nación desde mediados del siglo XIX. Aunque es muy aventurado afirmar el papel que tiene la masonería en la conformación de la sociedad moderna mexicana (Bastian, 1990; 439 – 460), no obstante existen algunas evidencias que se pueden obtener de ediciones hechas por los propios masones (Mateos, 1972; Navarrete, 1962 y Martínez, 1967).

 

Con Porfirio Díaz, el Estado incorpora y controla a las logias masónicas gracias a la Gran Dieta Simbólica de los Estados Unidos Mexicanos, encabezada por Díaz. No obstante surgen otras logias fuera de este control, muchas de ellas subversivas a la dictadura de éste, y en la procuración del aliciente democrático, tal como lo es Francisco I, Madero y sus seguidores.

 

Desde luego, el pensamiento masónico tuvo una gran influencia en la vertiente ideológica revolucionaria, la cual deja de mella en artículos tan fundamentales como el 3º, 27º y 123 Artículo constitucional.

 

De 1872 a 1911 el pensamiento liberal se funde con intereses de asociación, especialmente en la provincia mexicana y alienta sentimientos contra el despotismo, más aún desde 1880 contra la dictadura. La burguesía provinciana se confabula contra el régimen mediante la formación de logias locales.

 

Irónicamente las logias controladas por el Estado mediante la Gran Dieta Simbólica, se enfrenta contra las logias no alineadas de provincia, así se ven enfrentados Porfirio Díaz, Francisco I. Madero, Victoriano Huerta y otros tantos personajes en la contienda revolucionaria. En 1817 muchos de los constitucionalistas son masones. Presidentes post revolucionarios también pertenecen a esta cofradía tales como Álvaro Obregón, Plutarco Elías Calles, Emilio Portes Gil, Pacual Ortiz Rubio y Lázaro Cárdenas. Incluso en tiempos muy posteriores como es el caso de Ernesto Zedillo Ponce de León.

 

Dos componentes simbólicos de la masonería de conjugan para crear los emblemas de la revolución mexicana, en tiempos post revolucionarios: el esoterismo y el exoterismo. El esoterismo enarbola el arte y las corrientes ideológicas que deben seguirse en la búsqueda de legitimar el nuevo régimen, y donde se fijó un pretérito a la desigualdad y la injusticia, donde implícitamente se erige y admite lo nuevo y moderno como efecto del sacrificio revolucionario y como condición históricamente consecuente, mejor y superior a la prevaleciente antes de 1910. El misticismo es el indigenismo, el campesinismo y el nacionalismo exacerbado, mítico, y folclórico.

 

En lo exotérico, el régimen se proyecta ante el pueblo como fundamento del orden, la paz, la igualdad y la justicia. Se crea una cultura revolucionaria, y el arte es el instrumento de la manipulación ético y estética de la memoria histórica en la mitificación y fetichización de la revolución mexicana, y el carácter modernizador y “democrático” de los gobiernos post revolucionarios, donde la intensión no es propiamente la legitimación sino el corporativismo, la identidad y la imagen.

 

Así con ello, se tiene que aún la ruptura entre las logias alineadas a la dictadura, y las logias que procuran el anhelo democrático, en la fase post revolucionaria vuelven a volverse un cuerpo consistente, como instrumento de control, asociación y comunión ideológica, donde la derecha mexicana obtiene un bastión importante que le da fuerza.

 

Por otra parte, el efecto de la revolución mexicana en la masonería es la adopción de nuevas corrientes ideológicas donde la ortodoxia liberal queda en el pasado. La intensión es lograr la síntesis entre el liberalismo y la ideología social demócrata (que no es necesariamente socialista), y cuyo resultado, primeramente ecléctico, es una falacia ideológica revolucionaria, donde la revolución se institucionaliza (contradicción) en la procuración de lograr un partido político fuerte. Más adelante logrará recomponer la ideología social demócrata en la procuración de los derechos de libertad laboral y no en materia de justicia en el reparto económico, así, la social democracia en México, pronto se aleja de la social democracia europea, más de corte socialista que en la procuración de derechos y prestaciones laborales.

 

Con ello, el movimiento obrero nacional, desideologizado, procura patentar y ganar prestaciones y derechos laborales en términos de libertad laboral y salario, en sí, de la formalización e institucionalización de la proletarización en México y la formulación de sindicatos, como fórmulas de control corporativista del Estado, y clientelismo político.

 

Es por ello quien dice que la izquierda en México realmente no encuentra su acomodo en la socialdemocracia del país. Por otra parte, la educación socialista posterior, confunde la ideología auténticamente socialista, con una cultura laborista pro capitalista.

 

No obstante, la heterodoxia ideológica lograra hacia dentro de las logias una apertura y tolerancia que deja de lado los apasionamientos políticos y los fanatismos por una cultura democrática basada en la libertad de pensamiento y la democracia. Por ello es que los masones, fundadores de la derecha mexicana no llegan a las expresiones de radicalización como lo hacen los ulteriores grupos de ultraderecha. Incluso se puede sostener que los masones coquetean con ideologías de centro - izquierda y de centro - derecha, moderadas y poco beligerantes.

 

La organización masónica emerge como una nueva moral política en la procuración de la secularización de la vida social y pública del país, así como en la procuración de una espiritualidad del pueblo mexicano más diversa. Las logias finalmente fueron casas de entrenamiento donde se prepara a las nuevas clases políticas del país y se adoctrina con base a las tesis del liberalismo clásico, casas de contratación, pronto ocupan los principales puestos públicos del país donde el baluarte es la laicidad espiritual, le secularización, el amor al trabajo y el espíritu empresarial.

 

Mediante los ritos masónicos surge la sacralización del poder político y la legitimación del mismo mediante la promoción donde el simbolismo masónico establece las jerarquías del poder en el Estado mexicano moderno.

Se trata de una ingeniería social que trata de forjar una sociedad cuya ideología y ética se rija bajo los baluartes liberales, propios y propicios para el capitalismo industrial, y necesarios para dar las bases valorales de una sociedad católica que no ve con buenos ojos la avaricia, el trabajo, el lucro, entre otras prácticas que son fundamento del sistema de acumulación excedentaria.

 

La masonería por otra parte no admite la mediocridad, el servilismo, la sumisión, la obediencia, ni la falta de convicciones. Por ello, rechaza de entre sus miembros a miserables, analfabetas y personas con bajo nivel de instrucción y capacidad laboral. Admite a las clases medias, integrada por empresarios, profesionistas, políticos, cuyo rol social es destacable ante el resto de la población sumisa, que solo reproduce el sistema y es incapaz de reinventarlo.

 

La naturaleza de la masonería es doble: excluyente con las personas que considera no están en posibilidad de transformar la sociedad, tal como son miserables, indígenas, extranjeros, mujeres y menores de edad, así como poblaciones que son sujetas de “perversiones” que consideran fuera del orden natural, tal como homosexuales, lisiados y minusválidos. O vicios considerados degenerativos tal como el alcoholismo y los narcodependientes. Son por otra parte incluyentes de clases que son ilustres, destacados empresarios e intelectuales, reconociéndoles como la población que tiene en sus manos la capacidad de transformar a la sociedad.

 

La educación es el tema central de su atención en el gobierno, no se olvide que finalmente el pensamiento liberal como el positivista tiene por raíz la cosmovisión idealista desde Kant hasta Hegel. Sostienen que el hombre es consciente, inteligente, moral, sabio y libre de elegir, por lo que es el artífice de su propio destino. Por ello no cuestionan la desigualdad social como una expresión de injusticia, sino que la ven como parte de un orden natural donde cada quien, al ser libre y saber lo que le conviene o no, es responsable de su situación. Para los masones, como para los liberales, los humildes como los ricos son responsables de situación. No hay injusticia alguna.

 

La diferencia estriba entre humildes y ricos en su base valoral. Por ello, la educación es el medio de forjar conciencias, por lo que le designan un papel central en la tarea de gobierno. Los regímenes post revolucionarios, liderados por los masones, dan a la educación un peso fundamental en materia del papel del Estado. Distinto a la visión liberal, el Estado según los masones debe procurar la debida orientación valoral de la sociedad, por lo que adquiere un papel de educador.

 

La formación de un masón lleva básicamente una dualidad inseparable, la formación del Hombre en cuanto su formación teológica como ontológica, de libre pensamiento y en procuración de la igualdad; y la formación cívica, donde el respeto al orden, a las instituciones, como la forja de las mismas, son misión del hombre como ente social.

 

Las voluntades polacas entonces obedecen a esta visión de la civilización bajo el orden natural, donde los hombres deben adquirir conciencia y ética de lo natural, viendo a lo natural como una práctica despreciable, enferma, degenerativa y reprobable. Esa es la nueva moral de la masonería. En ello la cuestión simbólica es esencial, de donde parte el fundamento esotérico de su cosmovisión y la relación ético-religioso y teológico de su filosofía.

 

La esotería de los masones es efecto de la libertad de pensamiento que sustentan donde se admite que el ser humano, aún desconoce mucho de la obra de Dios, y admite que existen áreas de ignorancia que deben ser consideradas como tierra virgen de nuevo conocimiento. Exploran la astrología, la numerología, incluso la magia y la brujería son materia de su interés.

 

Propagan su ideología mediante la exotería organizando conferencias, reuniones abiertas, conferencias y todo tipo de evento social que logre ir posicionando sus valores como los legítimos, propios y adecuados a la sociedad moderna liberal. No importa la filiación ideológica sino la convicción que es un pilar importante dentro de su formación. Bien se trate de liberales, socialistas, anarquistas, sinarquistas, religiones distintas, paganismos, laicismos, ateos y agnósticos, como panteistas.

Esoterismo formativo como exoterismo educador, son ante todo posturas de concientización y secularización. Búsquedas de implantar la nueva moral más de corte iconoclasta que católica, las logias protestantes siguen la línea yorkina y las católicas la escocesa. Nuevas logias surgen llamadas indígenas que tratan de incorporar cosmovisiones locales a la visión occidental del masón y su orden, no obstante, las logias finalmente pretenden el poder como medio para la concientización, donde la finalidad es procurar el orden natural establecido por el arquitecto universal. Coadyuvar con la obra de Dios.

 

El inicio de la secularización de las instituciones del país, iniciada por los masones va por la parte exotérica de su doctrina, donde las revistas masónicas mexicanas plantean ideales de una sociedad, más que liberal en el sentido económico, relativas a temas de cultura e ideología. Arriban con la revolución del pensamiento antropológico donde la transformación racial de la población, propiamente étnico, donde el interés central estriba en forjar una nueva sociedad de hombres libre pensadores, moralmente regenerada, físicamente superior a las generaciones anteriores y con valores cívicos, urbanos y de civilidad que fundan una nueva ciudadanía (Revista Ariel Monterrey, 1933, 15 de mayo; 1).

 

Hay implícitamente un compromiso de la masonería con la liberación del pueblo de toda forma de fanatismo, creencias y costumbres fuera del orden natural (ética) y de adicciones degenerativas, así como de relaciones serviles y de sumisión. La liberalización del pueblo donde el fundamento principal es la reorganización de la vida pública, tan pregonada por Plutarco Elías Calles en sus discursos, sobre las bases de una depuración progresiva pero radical de nuestras costumbres y prácticas políticas (Manjarrez, 1931 diciembre; 45, citado por Urías, 2007; 176 – 177),

 

En esta nueva corriente relativa a la revolución antropológica sustentan la existencia de leyes evolutivas, lo que es el marco teórico que usan para explicar el atraso de los indígenas en el país. Entre líneas desde luego se deja ver el pensamiento de Herbert Spencer, el darwinismo social y la eugenesia social. Por ello, el indígena es considerado por los masones como inferior, lo que explica que no puede ingresar a la hermandad, así como los menesterosos.

 

El rival inmediato que enfrentan en su tarea de secularización de la vida pública y política del país, mediante la exotería masónica que debe inscribirse en los programas de educación pública del país, es necesariamente la Iglesia católica, tradicional educadora de las principales clases socio económicas del país, quien ya ha podido establecer una conciencia ciudadana donde las fundamentaciones ético católicas rigen la vida social de los mexicanos.

 

Consideran la obra de esta Iglesia como un engaño a la conciencia del Hombre y su enajenación a una relación servil del pueblo a la misma, mediante el fanatismo,el dogma y la promoción de la ignorancia. Por ello, la redención espiritual del Hombre libre debe partir de la lucha contra toda forma de fanatismo, servidumbre e ignorancia o engaño religioso. De donde nazca la moral laica donde el nuevo compuesto valoral sea el propio del pensamiento iconoclasta protestante, tal como el amor al trabajo, la educación e instrucción científica, la procuración de la verdad objetiva, o los buenos hábitos tales como el ahorro y la disciplina. A esto se le nombra la propuesta masónica con base a la eugenesia social de una modernizadora regeneración social. Surge por ello la Sociedad Eugénica Mexicana, organización compuesta por la hermandad.

 

El fundador de la Sociedad Eugénica Mexicana es el Dr. Alfredo Saavedra. Mediante esta organización se establece un abierto vínculo entre la masonería y los eugenesistas. La organización de la sociedad moderna mexicana debe partir de un orden donde el corporativismo es el medio por el cual el Estado puede descansar en fórmulas sindicales y cooperativas que parten de una visión positivista del método y el sistema.

 

Asimismo, los eugenesistas ven una especialización y división social del trabajo con base, principalmente, al género. Las mujeres deben formar hogares perfectos y funcionales, integrados y armoniosos, donde la moral es la guía de la convivencia.

 

Así, la masonería, casada con una ideología eugenista, inicia de 1920 a 1945 un programa de ingeniería social acorde a sus prejuicios exotéricos neopositivistas, eugenesitas, racistas y machistas.

 

CONCLUSIÓN.

 

El proyecto de construcción social de los masones en México propone una sociedad cuya ética es propia del pensamiento protestante liberal. El cientismo y el liberalismo, así como la noción del método y el sistema, rigen la disciplina de su pensamiento neopositivista, donde heredan prejuicios de raza, género, condición social e intolerancia de credo implícitos en su protagonismo como fundadores de la derecha en el país.

 

La pretendida secularización y su abierta beligerancia contra la Iglesia católica les enfrentará como fuerza política no solo en 1926, con la guerra cristera en el occidente de México, sino posteriormente a partir de los años 60 donde alianzas cívicas y otras fraternidades cuyo pensamiento es el estamentario católico, con las mismas estrategias les hacen frente (MURO, Yunques, y tantas más).

 

Cofradías que contrariamente procuran la evangelización de las instituciones, como de la vida pública y social de la nación, y con un pensamiento atávico al siglo XVI, oscurantista, dogmático, fanático, acientista, teológico religioso e intolerante. Donde los prejuicios de los masones se reproducen con otras expresiones o fundamentaciones. Intolerantes a los homosexuales, machistas, cerrados a la verdad y a la ciencia, tradicionalistas y fervientes de las “buenas costumbres”, todos ellos de doble moral, como de moral torcida, castradores de la sexualidad humana, donde la caridad suple a la justicia y la bondad es el fundamento de al convivencia humana. Mojigatos, racistas, procapitalistas, fundan la ultraderecha del país, donde evidentemente las inconsistencias de su pensamiento son graves y profundas.

 

FUENTES BIBLIOGRÁFICAS:

 

1. BASTIAN, Jean – Pierre (1990) “Una ausencia notoria: la francmasonería en la historiografía mexicanista”, en Historia Mexicana. Colegio de México. Vol. XLIV, Núm. 3, enero – marzo 1995. México.

 

2. MANJARREZ, Froilán (1931, diciembre) “El sentido de la política y la masonería” en Revista Cronos. Año 2. Tomo III. México.

 

3. MARTÍNEZ Zaldúa, Ramón (1967) Historia de la masonería en Hispanoamérica. B. Costa-Amic Editor. 2ª. Edición. México.

 

4. MATEOS, José María (1972) Historia de la masonería en México desde 1806 hasta 1884, s.e. México.

 

5. NAVARRETE, Félix (1962) La masonería en la historia y las leyes de Méjico. Jus. 2ª. Edición. México.

 

6. URÍAS Horcasitas, Beatriz (2007) “La masonería: un portavoz de la revolución antropológica” en Historias secretas del racismo en México (1920 – 1950). Colección de Historia. TiempoTusQuetsEditores. México. Páginas 264.

 

FUENTE HEMEROGRÁFICAS:

 

1. REVISTA ARIEL MONTERREY (1933, 15 de mayo) “La crisis moral tiende a desaparecer”. Núm. 33. Año 4, 2ª época. Núm. 117. México. P. 1.

Ver Lista de Masones Famosos de Mexico
Ver Lista de Masones Famosos de Mexico

La Cristiada; México 1926-1929 Jean Meyer

 

Memoria histórica de un conflicto que enlutó a México, signó parte de su identidad y quedó reflejado también en la literatura y el arte.

 

Jean Meyer

 

Buenos Aires / Cultura – Llegué a México en 1965, con 23 años. En aquel momento, el conflicto religioso en su etapa armada –que tuvo su ápice entre 1926 y 1929– era un acontecimiento todavía reciente. Si además se tiene en cuenta que siguió operando una pequeña guerrilla hasta 1942, cuando la Iglesia deslegitimó todas las sublevaciones armadas por motivos religiosos, se entiende que el asunto de la Cristiada era todavía muy sensible para la memoria colectiva. El entonces arzobispo de la ciudad de México, Miguel Darío Miranda, más tarde ungido cardenal –había vivido la persecución religiosa, la sublevación cristera, y de nuevo la persecución religiosa que siguió a aquella–, me decía que la brasa estaba aún encendida bajo las cenizas y que bastaría un soplo de aire para provocar una chispa y reavivar el incendio.

 

No sólo la Iglesia no hablaba de ello en público, sino que no hablaban siquiera en los seminarios. En la misma historia de la Iglesia mexicana se evitaba el capítulo de la Cristiada, o se tocaba con tal prudencia que se incurría en el ridículo histórico. Recuerdo mi sorpresa en 1968 en Puente Grande, Jalisco. Allí, en el estado que fue epicentro de la sublevación armada, estaba el seminario de la Compañía de Jesús, donde yo estaba trabajando porque poseía un importante archivo que los jesuitas me habían abierto muy generosamente, a diferencia del gobierno, que por entonces no me había permitido consultar ningún archivo, y de las instancias oficiales de la Iglesia. Un día se me acercaron unos jóvenes estudiantes y me preguntaron por qué pasaba todos los fines de semana encerrado, trabajando con textos, pliegos, documentos. Trabé conversación con ellos, hablándoles de mi trabajo de investigación sobre la Cristiada, y me di cuenta de que no sabían absolutamente nada, nada, a pesar de que vivían en una región que había sido uno de los epicentros de la guerra. Entonces, con permiso del prefecto, di una conferencia para los seminaristas. También en aquella ocasión quedé estupefacto por la total ignorancia que tenían en la materia. Lo cuento para explicar cómo eran las cosas hace cuarenta años.

 

No estoy a favor del olvido, y puedo decirlo con la conciencia tranquila, después de haber trabajado como historiador para que los cristeros ocupen el lugar que les corresponde en el siglo XXI y en la historia de la Iglesia. Pero, de igual modo, no quiero que esa memoria sirva para perpetuar una cultura del conflicto y de las divisiones entre los mexicanos. La gran guerra abarcó desde el verano de 1926 al de 1929, prolongándose después en una interminable guerrilla durante otros diez años.

 

La Cristiada fue una prueba terrible para el pueblo mexicano, los sufrimientos fueron atroces para tres generaciones. Si es justo que deba conocerse la memoria cultural, conservar y hasta transmitir esos hechos, el odio y el rencor no deben, en cambio, cultivarse.

 

Cuando comenzaba mi investigación, hace cuarenta años, los cristeros no existían para la izquierda; o bien, si a pesar de todo se les reconocía existencia física, eran paramilitares de derechas, guardias blancos de los latifundistas o, en el mejor de los casos, peones estúpidos o braceros manipulados por el clero y los propietarios para impedir la reforma agraria en México.

 

Hoy, historiadores y sociólogos de diversa adscripción política- me refiero a los mínimamente serios- reconocen que la Cristiada fue un movimiento popular y que el aspecto religioso era una motivación importante y sincera de la insurrección.

Mi editor es de izquierdas: Siglo XXI es la editorial de los grandes clásicos marxistas. Necesitó valor en 1973 cuando publicó mi libro, que no tuvo reseñas ni promoción. Pero así como el agua encuentra poco a poco el camino hacia la superficie, la verdad se abre camino en la selva de los prejuicios y las aproximaciones. Hoy, La Cristiada va por la vigésima primera edición.

 

EL PESO DEL FACTOR RELIGIOSO EN LA SUBLEVACIÓN

 

La fe es un bien material muy concreto. Pero, dicho esto, es también verdad que en todo conflicto de estas proporciones –tanto en duración como en extensión– no hay una causa sola. Más factores entran en juego, en general concomitantes, que se transmutan al entrar en contacto unos con otros. Un mismo conflicto religioso, en un momento histórico dado, no tiene los efectos devastadores que reviste en otro momento, cuando se combina con una situación política determinada, nacional o internacional. En un régimen democrático, por ejemplo, podemos tener enfrentamientos de trasfondo religioso, muy ásperos, sin que se llegue a una sublevación.

 

Para algunas personas el factor religioso fue la única causa que determinó la insurrección armada. Para otras, la persecución religiosa fue un pretexto: eran bandidos, políticos, revolucionarios, que en aquel momento estaban derrotados o marginados, y vieron en el conflicto religioso la ocasión para un desquite. Algunos –pocos, a decir verdad– se fueron a combatir con los cristeros sin siquiera ser cristianos. Para muchas personas, sin embargo, muchísimas diría yo, la suspensión del culto en agosto de 1926 fue la gota que derramó el vaso: gente que durante muchos años venía sufriendo el caos de la Revolución Mexicana y que lo habrían seguido soportando; u otros que hasta aquel momento no estaban en absoluto movilizados, organizados, ni menos aún alzados en armas. Para estos, el factor religioso fue decisivo. Sin él, no hubiera habido sublevación armada. El presidente Plutarco Elías Calles no había previsto las consecuencias cuando puso en marcha el mecanismo que llevó a la rebelión de los cristeros y a una interminable y trágica guerra. Ni siquiera el Papa lo sabía; el mismo gobierno de la Iglesia universal –la curia vaticana– estaba tan dividido como la Iglesia mexicana. Los obispos locales no sabían qué hacer ante la nueva situación. Los gobernadores revolucionarios, a su vez, estaban divididos. El de Jalisco, Barba González, pide audiencia al presidente Calles en julio de 1926 cuando está por iniciarse el conflicto, y se da un diálogo más o menos del siguiente tenor:

Barba González: "Señor Presidente, estoy muy preocupado por la dirección que está tomando el conflicto religioso; la gente se va a alzar en armas".

Calles: "No, no. Los católicos no se alzarán. La mayoría son mujeres y viejos que creen en el más allá por miedo a la muerte".

 

Barba González: "No, señor Presidente, le aseguro que en Jalisco es distinto; los católicos son bravos".

 

Calles: "Jalisco es el gallinero de la República".

 

Y Barba González comentará en sus memorias: "¡Qué gallos salieron de aquel gallinero!"

 

Calles: "Si se alzan en armas, mejor para nosotros y peor para ellos, así los aplastaremos de una vez por todas".

 

Después, el Presidente se dirige al general que estaba presente en la conversación, el temible Amaro, secretario de la Defensa Nacional.

 

Calles: "General, ¿en cuanto tiempo podemos aplastarlos?"

 

Amaro: "En tres semanas, mi general".

 

Y Barba González comenta: "Esperemos que no hagan falta tres años".

 

Necesitaron exactamente tres años, no para aplastarlos, sino para negociar los "arreglos".

 

En ese verano de 1926, la Iglesia decidió suspender el culto en los templos como respuesta a la Ley Calles, que, efectivamente, era inaceptable para quien tenía la responsabilidad del gobierno de los católicos mexicanos. Entre otros puntos, la Ley establecía que ningún sacerdote podía oficiar sin haber sido previamente registrado en la Secretaría del Gobierno federal, regional e incluso municipal. Para entender la peligrosidad de esta disposición hay que tener presente que la Ley Calles llegó un año después del intento de cisma promovido por el Gobierno. Por eso Roma prohibió a los obispos mexicanos acatar esa Ley.

 

La Cristiada fue una guerra que llegó a movilizar cincuenta mil combatientes, apoyados por todo un pueblo. Emiliano Zapata no tuvo más de diez mil hombres; Pancho Villa, veinte mil en su apogeo; ambos son mundialmente famosos; los cristeros, no, que son comparables a los campesinos católicos de la Vandea, a esos "chuanes" que la Revolución Francesa no pudo vencer. Napoleón tuvo que hacer la paz con la Iglesia para desarmarlos. Le pasó lo mismo a los gobiernos anticlericales de la Revolución Mexicana. En 1929, con mediación internacional, se concluyen los "arreglos", se restablece el culto y los cristeros se van a su casa.

 

Pero en 1931-1932, un rebote anticlerical desata una verdadera persecución religiosa (condenada por la Liga de las Naciones) que provoca una segunda guerrilla católica (prohibida por la Iglesia). Le toca al presidente Lázaro Cárdenas el papel pacificador de Napoleón: en 1938, el conflicto religioso termina de manera definitiva.
__________________
Jean Meyer. Artículo publicado en revista Criteriowww.revistacriterio.com.ar

 

Adicciones y Dependencias Malsanas con Autodiagnosticos

ESTUDIO

DISCERNIMIENTO

PENITENCIA

COMBATE ESPIRITUAL

MISTERIO DE INIQUIDAD

SIGNOS DE LOS TIEMPOS

 

Administrador

del Sitio y Vision

 

Laico Catolico  

 

Rigoberto Armando Argaez Diaz

 

Gracias por Tu Visita

y Confianza !!!

 

Te Saluda Mexico,

Lindo y Querido:

 

Conocenos, Visitanos !!!